Herramientas neumáticas o herramientas eléctricas ¿cuál elegir?

Los profesionales del sector hacen uso de una amplísima gama de herramientas para ejecutar sus trabajos, pero es constante el debate entre ellos sobre el tipo de herramientas que es mejor utilizar. Existen, a grandes rasgos, dos tipos de herramientas: las neumáticas y las eléctricas.

Pero, ¿en qué supuestos es mejor utilizar un tipo u otro? ¿Cuáles son las principales ventajas de las neumáticas sobre las eléctricas y viceversa? Te contamos todo lo que debes saber acerca de ambos tipos de herramientas.

Rasgos distintivos de las herramientas neumáticas y eléctricas

A pesar de que todas las herramientas cumplen una función específica, en cuanto a prestaciones y rendimiento pueden existir variaciones, sobre todo teniendo en cuenta que un mismo tipo de herramienta en su versión neumática y eléctrica puede ver modificados aspectos tan relevantes para su manejo como el peso o la potencia máxima.

Por ese motivo, vamos a hacer un pequeño repaso por los aspectos que más implicaciones tienen a la hora de elegir entre una herramienta neumática y una eléctrica.

Lo más evidente es el tamaño. Una herramienta eléctrica, por norma general, es mucho más voluminosa, mientras que las herramientas neumáticas son más fáciles de manejar. Y es que estas permiten alcanzar zonas inaccesibles para herramientas de mayor tamaño, como esquinas, zócalos o rincones especialmente estrechos.

La potencia es otro de los puntos divergentes. Es un aspecto fundamental para muchos profesionales, que buscan una potencia mínima determinada para determinados tipos de herramientas. Ahora bien, no existen muchas diferencias entre la potencia media de una herramienta eléctrica y una herramienta neumática.

Si tenemos en cuenta esta característica con lo que acabamos de mencionar sobre el tamaño, las herramientas neumáticas juegan con ventaja porque ofrecen la misma potencia que una herramienta eléctrica, pero ocupan menos espacio y son más manejables.

El catálogo más completo de maquinaria eléctrica


Encuentra tu sierra de calar, atornillador, caladora, tronzadora, lijadora y mucho más. Herramientas profesionales al mejor precio.

¡Más información!

Hablemos ahora de constancia, un rasgo fundamental en las labores profesionales que necesitan de este tipo de herramientas para verse completadas. Cuando hablamos de tareas repetitivas, las herramientas neumáticas también se sitúan por delante de las eléctricas, ya que estas sufren de sobrecalentamiento cuando trabajan de manera continuada.

Dado que la electricidad produce calor, las herramientas eléctricas suelen contar con sistemas de refrigeración para evitar la acumulación de calor. Sin embargo, para labores donde se tenga que hacer frente a jornadas maratonianas ininterrumpidas, es elemental que la herramienta pueda disponer de la capacidad suficiente como para trabajar sin interrupciones sin que el calor sea un problema.

El exceso de calor puede provocar un malfuncionamiento que, en el peor de los casos, puede llegar a ser crónico. Piezas quemadas o pérdida de potencia son los principales rasgos que denotan la presencia de calor excesivo en el interior de la máquina, debiendo detener su uso para no comprometer la integridad de la máquina y garantizar la seguridad del trabajador.

Desde el punto de vista medioambiental, también existen diferencias entre las herramientas neumáticas y las eléctricas. Algunas máquinas hacen uso de agua para funcionar, aunque esto suele ser más común en las neumáticas que en las eléctricas. Este sería un tanto a favor de las herramientas eléctricas.

En cambio, las herramientas neumáticas son perfectas para ser utilizadas en condiciones climatológicas extremas, ya que las herramientas eléctricas solo pueden ser utilizadas en un rango específico de temperaturas para no exponer sus componentes: tanto las elevadas temperaturas como un frío excesivo puede provocar que la herramienta no funcione adecuadamente.

Velocidad, vida útil y costes: otros puntos importantes a tener en cuenta

La velocidad es otro aspecto crítico para muchos profesionales, pero aquí hay que considerar varios aspectos. Las herramientas eléctricas trabajan a una velocidad constante, de nivel medio-alto, y con un nivel de eficiencia muy elevado. En cambio, las herramientas neumáticas ofrecen una velocidad incontestable, pero ven reducida su eficiencia en según qué condiciones.

Normalmente, el uso de herramientas eléctricas es mejor cuando se busca una velocidad constante, no demasiado alta pero sí mantenida en el tiempo. Claro que el sobrecalentamiento del dispositivo es un hándicap que también hay que considerar.

Las herramientas neumáticas son mejores para labores donde la velocidad sea clave, pero hará falta una pericia extra en su manejo para que la eficiencia no se vea mermada.

En cuanto a la vida útil de estas herramientas, ambas están bastante a la par. Las herramientas eléctricas cuentan con una vida útil especialmente larga, así como las herramientas neumáticas. No obstante, hay que tener en cuenta que las primeras precisan de labores de mantenimiento constantes, casi diarias, para garantizar un buen funcionamiento.

En cambio, las herramientas neumáticas apenas precisan de trabajos de mantenimiento y, gracias a su reducido peso y a su menor tamaño, son más fáciles de llevar a cabo.

Y, ¿qué pasa con los costes? Es un factor indispensable para muchos, pero no solo hay que tener en cuenta el importe de la herramienta, sino el consumo diario al trabajar con ella. Las herramientas eléctricas cuentan con un elevado coste debido precisamente al uso de la electricidad como fuente de energía. Algo de lo que se libran las herramientas neumáticas, que utilizan la energía generada por el compresor para trabajar.

Por último, no hay que olvidar un factor clave en este tipo de trabajos: la seguridad. Los expertos coinciden en que el uso de herramientas neumáticas ayuda a evitar problemas respiratorios derivados de la liberación de partículas, así como se evitan riesgos de electrocución por no funcionar con energía eléctrica, manteniendo la integridad de los operarios a salvo en todo momento.

Por tanto, ¿qué es mejor? ¿Una herramienta neumática o una eléctrica?

Si tenemos en cuenta todos los rasgos fundamentales de las herramientas eléctricas y neumáticas, parece clara la elección: las herramientas neumáticas presentan varias ventajas en cuanto a manejabilidad, control, peso, tamaño y seguridad, así como en cuestiones de mantenimiento.

Sin embargo, cuenta con algunos hándicaps, como su alta velocidad, que puede comprometer su eficiencia en determinados trabajos y que puede exigir de un nivel extra de pericia a la hora de controlarlas.

Visita nuestra tienda online


Contamos con un amplio catálogo de herramientas profesionales para todo tipo de necesidades al mejor precio.

¡Conócenos!